¿Qué es el céntimo sanitario y quién puede reclamarlo?

Probablemente hayas oído hablar del céntimo sanitario en las noticias. Pero ¿sabes en qué consiste o por qué ha tenido repercusión mediática? En este post te resumiremos todo lo que necesitas saber sobre él en tres sencillas claves. ¡No te lo pierdas!

céntimo-sanitario

El céntimo sanitario explicado en 3 sencillas claves.

1) Qué es y por qué se llama así a este impuesto

El comúnmente conocido como céntimo sanitario no es más que un impuesto que grava las ventas minoristas de determinados hidrocarburos. Su nombre real es Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH) y entró en vigor en 2001. En román paladino, es un impuesto que deben de pagar las gasolineras por vender combustible (hidrocarburos) a particulares (a esto se refiere lo de “venta minorista”).

Este impuesto se compone de dos partes: una parte fija determinada por el Estado, que se aplica en todo el territorio nacional, y otra a disposición de cada Comunidad Autónoma, que decide si cobrar o no ese impuesto. La cantidad que pueden cobrar las Comunidades Autónomas está limitada, por lo que pueden cobrar un importe igual a ese límite o un importe inferior a éste, pero nunca superior. De ahí que este impuesto varíe de una Comunidad Autónoma a otra, según lo decidido por cada una.

En este artículo, trataremos la parte autonómica del impuesto, que ha sido la más polémica.

De dónde viene el término “céntimo sanitario”

El nombre de céntimo sanitario tiene su origen en dos características del impuesto:

  • Al principio, dicho impuesto estaba limitado a poco más de un céntimo por litro de gasolina y gasoil en la parte determinada por la Comunidad Autónoma. De ahí el nombre de “céntimo”.
  • Es un impuesto que destina lo recaudado a financiar gastos sanitarios. Por eso se le llama “sanitario”.

Sin embargo, el límite de un céntimo por litro pronto se modificó. Hasta el punto de aumentar desde 2005 a 4,8 céntimos por litro en su parte autonómica. Muchas Comunidades Autónomas han decidido exprimir dicho límite, aplicando el importe máximo del mismo. Esto hace que el mote de “céntimo sanitario” pierda todo su sentido.

2) ¿Qué ha ocurrido con este impuesto?

En mayo de 2008, la Comisión Europea dictaminó que este impuesto no era compatible con las leyes de la Unión Europea. Entender el porqué de esa resolución puede ser difícil si no conoces algunos conceptos básicos, pero ¡no te preocupes! Para eso estamos nosotros 😉. Desde legalbono queremos que el Derecho no sea algo misterioso y accesible solo a unos pocos. Por eso, te explicaremos todo lo que necesitas para comprender las razones de la Comisión Europea. Si dominas de este tema puedes saltarte lo que viene a continuación.

Lo primero que tienes que saber es que existen unos impuestos denominados impuestos especiales. Se llaman así porque son impuestos que se pagan por consumir ciertos bienes específicos selectivamente. Por ejemplo, impuestos que gravan el consumo del alcohol o el tabaco.

La Unión Europea regula los impuestos especiales para cumplir con el principio de mercado único y armonizar su legislación. En otras palabras, se encarga de reducir las diferencias sobre cómo se gravan ciertos bienes entre los diferentes países de la Unión Europea para evitar diferencias abismales que pudiesen obstaculizar el comercio de esos productos desde un país a otro.

Solamente permite que los países apliquen ciertos tipos indirectos y se desvíen un poco de esa armonización cuando persigan un fin específico. Por ejemplo, cuando se establece un impuesto sobre la venta de bebidas alcohólicas no solo se busca recaudar dinero. También se pretende desincentivar el consumo de alcohol. Esto constituye un fin específico. Sin embargo, recaudar solamente para financiar gastos es un fin presupuestario.

El céntimo sanitario: Incompatible con las leyes de la Unión europea

Pues bien, justamente aquí reside el problema del céntimo sanitario. Al ser el céntimo sanitario un impuesto que recae sobre los hidrocarburos, que ya están afectados por el impuesto especial de hidrocarburos (un impuesto armonizado por la Unión Europea), cualquier tipo indirecto que estableciese España debería responder a un fin específico, como proteger el medioambiente. Sin embargo, como simplemente se destina a recaudar más para financiar unos gastos determinados, incumple con el Derecho de la Unión Europea.

Como resultado, España se vio forzada a modificar la ley de este impuesto. Sin embargo, el daño ya estaba hecho. Así, en 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea confirmó que el céntimo sanitario era un impuesto ilegal, contrario al Derecho de la Unión Europea y que nunca se debería haber cobrado. De este modo, abrió la puerta a que multitud de gasolineras reclamasen lo ilegalmente cobrado entre 2002 y 2011.

3) ¿Por qué el Tribunal Supremo ha denegado la devolución de este impuesto a las gasolineras?

Resulta extraño que, pese a lo que acabas de leer, el Tribunal Supremo haya rechazado que se devuelva lo pagado por el céntimo sanitario a las gasolineras, ¿cierto?

Los motivos que da el Tribunal Supremo para tomar esta decisión se basan en que las gasolineras repercutían ese sobre coste en el precio de la gasolina que imponía el impuesto a los consumidores. Para el Supremo, las gasolineras tenían en cuenta el gasto extra que suponía este impuesto. Lo compensaban aumentando el precio de la gasolina, por lo que quien realmente se veía afectado por este impuesto ilegal eran los consumidores. Siguiendo esta lógica, el Tribunal niega que se devuelvan esas cuantías a las gasolineras, pues haría que las gasolineras se beneficiasen de la devolución de este impuesto cuando, en su momento, su patrimonio no disminuyó con el pago del céntimo sanitario por ser el consumidor quien realmente lo asumía al pagar un precio inflado por la gasolina.

Como ves, al final, los consumidores son los verdaderamente perjudicados. Esto, por desgracia, no es una novedad hoy en día. Pero no siempre tiene por qué ser así. En nuestra sección de “reclamaciones” puedes conseguir que se ponga fin a otros abusos que hayas sufrido como consumidor. ¿Por qué no le echas un vistazo?