Términos y condiciones que debe contener un contrato de arrendamiento.

Rate this post

Debemos asegurarnos que nuestro contrato de arrendamiento contiene los términos y condiciones necesarias para cubrirnos ante cualquier desacuerdo. A continuación, mostramos las principales recomendaciones a tener en cuenta:

Términos clave a tener en cuenta en un contrato de arrendamiento

Hay una serie de términos clave en todo contrato de arrendamiento que el propietario debe tener en cuenta y negociar con el inquilino:

Detalles de los inquilinos

El propietario querrá obtener referencias e información financiera sobre el inquilino para asegurarse que puede pagar el alquiler. Podrá solicitar del inquilino información para confirmarlo, por ejemplo, un aval, nómina o copia del extracto bancario.

Detalles de la propiedad. Especial referencia al inventario

Todos los detalles de la propiedad (tamaño, destino, uso, bienes que contiene y derechos accesorios…) deben ser incluidos junto con los derechos adicionales que el propietario le otorgará el inquilino. Por ejemplo, el derecho de aparcar un coche o el acceso a una tienda contigua. Cabe destacar la importancia del inventario en este sentido, puesto que de no redactarlo podemos tener dificultades para demostrar de quién era la propiedad de los bienes que contenía el inmueble antes del contrato.

La renta

Los alquileres se suelen conceder por una cantidad al precio de mercado (según su situación y características). Este pago se realiza mensualmente o trimestralmente por adelantado. Es uno de los términos de obligada aparición en el contrato. El alquiler también se podría pagar al finalizar el contrato de arrendamiento, o el propietario puede decidir que el inquilino tenga un período de alquiler gratuito (de prueba o en compensación por obras o servicios).

Los contratantes deberán decidir qué método de pago se ajusta mejor a sus necesidades. Además de acordar si fijan una fianza, cuál será su cantidad y condiciones para su devolución.

El plazo de duración del contrato de arrendamiento

El tiempo que acuerden tendrá una duración diferente dependiendo de necesidades de las partes y de otras cláusulas. Un ejemplo es la cláusula de rescisión del contrato, por la cual el contrato termina de no cumplirse unos requisitos. Un contrato de alquiler a corto plazo por lo general va a durar entre 1 y 3 años.

La cesión y subarriendo

La Ley de arrendamientos Urbanos en su artículo 8 contempla los términos en que han de regularse la cesión y subarriendo, teniendo el arrendatario, desde el momento en que acuerde la cesión o subarriendo con un tercero ajeno al contrato, la obligación de comunicarlo inmediatamente al arrendador.

  • En caso de cesión, el arrendatario cede sus derechos a un tercero. Este será responsable desde la aceptación del propietario, del contrato de arrendamiento y de las obligaciones que en él se firmaron.
  • En cuanto al subarriendo cabe destacar que la vivienda arrendada sólo se podrá subarrendar de forma parcial y previo consentimiento por escrito del arrendador.
  • Los derechos de quién recibe la cesión o subarriendo serán los pactados en el contrato principal para el inquilino que lo firmó, incluyendo el precio de la renta y obligaciones respectivas.
  • En caso de cesión o subarriendo de alquiler de local comercial, el propietario tiene a su vez el derecho a incrementar la renta en:
    • Un 10% si se produce un subarriendo parcial del local
    • O un 20% si se produce un subarriendo total del local o cesión del contrato de arrendamiento.

Usos permitidos y destino

Otro de los términos que regula el contrato es el uso de la propiedad. Este debe ser registrado para que el inquilino conozca qué usos se le permiten, siempre que no sean contrarios a la ley. El propietario y el arrendatario tienen la capacidad de negociar sobre cualquier aspecto del contrato de arrendamiento, incluyendo a qué derechos y responsabilidades se obligan (como puedan ser las reparaciones, mejoras, obras, pagos de impuestos, seguros, etc.).

Cláusula de rescisión del contrato

El propietario tiene que decidir si él, el arrendatario o ambos tendrán la capacidad de terminar el contrato. De acordar una cláusula de rescisión, las partes deben fijar la fecha y condiciones previas para que pueda ser utilizada. 

Alquiler con depósito de garantía, la fianza

Si al propietario le preocupa si el inquilino podrá pagar el alquiler, podría solicitar un depósito de garantía (fianza).

El importe de la fianza es negociable, normalmente se corresponde al equivalente a dos meses de alquiler. La cantidad a pagar debe registrarse en las cláusulas de términos y condiciones del contrato, o adjuntando un contrato accesorio. Este indica el método de pago, devolución, y motivos por los cuales el inquilino dejaría de recibirla (rotura de muebles…).

Regulación del contrato de alquiler de vivienda

La Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos tiene como objetivo proporcionar la equidad entre el arrendador y el arrendatario en la negociación de los términos de un contrato de arrendamiento, por tanto, todos los contratos de alquiler irán regulados necesariamente por ésta, salvo los que estén regulados por la Ley de Arrendamientos Rústicos.

Para saber cómo aplicar estos términos y condiciones a contratos de alquiler específicos, visita nuestras guías de contratos de alquiler o ponte en contacto con nosotros para más información.

Solicita información

<