Contrato de intermediación inmobiliaria: agente inmobiliario y seguros

Si necesitas realizar un contrato de intermediación inmobiliaria con un agente, o eres intermediario y buscas profesionalizarte en tu trabajo, esta guía te interesa. En esta te explicaremos cómo se relacionan estas figuras, cuáles son sus características principales y que elementos componen este contrato.

 

Haz tu contrato ya

 

El contrato de intermediación inmobiliaria

En ocasiones, al contratar los servicios de un agente inmobiliario, no tenemos muy claro cuál es el papel del mediador. Veamos una sencilla definición:

En el contrato de intermediación inmobiliaria o corretaje, el mediador o corredor se compromete a comunicar a la otra parte la oportunidad de hacer negocios con terceras personas. O a servirle de intermediario para realizar esa operación puntual a cambio de una comisión o porcentaje de la operación. Se suele remunerar una vez se consigue el resultado.

El trabajo del mediador es, básicamente, conseguir la puesta en contacto de personas interesadas en celebrar entre ellas un contrato. Por tanto, ha de haber un resultado óptimo para que obtenga su comisión. Dicha comisión irá en aumento cuanto más resultados consiga.

Es el contrato más utilizado por las inmobiliarias. Lo utilzian cuando pretenden vender o alquilar inmuebles a través de un agente, o para la contratación de agentes de seguros.

Características principales del contrato de intermediación inmobiliaria y diferencias con otros contratos

Dado que son contratos dentro de la categoría de colaboración comercial y gestión de intereses ajenos dedicados a la prestación de servicios, cuyo objetivo es buscar, localizar y aproximar a futuros contratantes, suelen reunir las siguientes características:

  • Es un contrato consensual, voluntario y bilateral, pues las partes pactan sus elementos esenciales. Se decide qué servicio y resultado desean contratar, y qué porcentaje de comisión cobra el agente mediador o corredor.
  • Cláusulas: Es posible incluir pactos válidos relacionados con la actividad mediadora. Entre ellos están algunos como son la exclusividad, obligación de proporcionar cierta información… Incluso se puede incluir la discreción, lealtad y rendición de cuentas al finalizar el contrato.
  • Se basa en conseguir un resultado óptimo (celebrar un negocio). Finaliza una vez se ha conseguido el resultado, salvo que se pacte otra cosa. Es diferente al contrato de agente comercial, donde el objetivo es realizar diversos negocios.
  • Remuneración: el mediador o corredor cobra unos honorarios a comisión proporcional al precio del negocio que consigue celebrar.
  • Está muy relacionado con el mandato, arrendamiento de obras y de servicios y la comisión mercantil. Sin embargo, a diferencia de estos, el corredor se limita a poner en contacto a las personas realizando las actuaciones necesarias para que se celebre un negocio, siendo ajeno al resultado final.

Elementos esenciales de un contrato de intermediación inmobiliaria

Forma del contrato

En cuanto a la forma legal del contrato de intermediación inmobiliaria, no hay una regulación específica en nuestro derecho. Se recomienda que los pactos consten por escrito, evitando así una posible confusión.

Contenido básico de estos contratos

  1. Datos personales de las partes: nombre, apellidos, edad, estado civil, nacionalidad, NIF, domicilio, profesión.
  2. Servicio que se va a prestar. Puede ser específico para un negocio (venta, alquiler, servicio) o general para varios negocios relacionados con la profesión.
  3. Zona de actuación donde se llevarán a cabo los servicios y sector o tipo de clientes al que habrá de dirigirse.
  4. Representación: cabe dar autorización al agente para que represente a la empresa, así como para concluir negocios en nombre de esta.
  5. Duración del contrato, que variará dependiendo de si se contrata para un servicio concreto o para varios. Por lo general, suele ser para uno solo.
  6. Derechos y responsabilidades. Por ejemplo, llevar a cabo los negocios para los que se crea este contrato, exclusividad, discreción, etc.
  7. Retribución y forma de pago (comisión).
  8. Causas de extinción del contrato. Por ejemplo, cuando surja la imposibilidad de llevar a cabo el negocio, perdida o destrucción de la cosa objeto del contrato. También podría ser por renuncia o muerte de una de las partes, transcurso del tiempo del contrato, o un incumplimiento del contrato, debiendo indemnizar a la otra parte, en su caso.

Ten en cuenta que los corredores de seguros se encuentran sometidos a un control administrativo concreto y a normas de profesionalidad. Su cumplimiento es obligatorio para poder acceder y desarrollar su actividad. Si detectas alguna infracción, consulta con uno de nuestros especialistas para buscar la solución más acertada a tu problema.

Si estás interesado en el contrato de mediación o si tu profesión es la de agente, puedes utilizar de forma legal y vinculante nuestros modelos de contratos de mediación o corretaje. En caso de cualquier duda legal respecto a este contrato, nuestros expertos en contratación estarán a tu disposición para resolver tus consultas.

 

Solicita información